miércoles, enero 10, 2007

¡Al fin! ¡Libre!

Libre de vacaciones y festejos, al menos. Una enorme mayoría de mis lectores, esto es, dos, me preguntaron que porque no he actualizado esta mugre. La respuesta es obvia. Tenia tanto tiempo libre que lo ultimo que se me ocurrió fue hacer tareas, estudiar, o escribir. Así que, de vuelta a la chamba, a los tiempos limites y a estar relativamente ocupado, y a escribir mientras pretendo ser productivo.

El titulo del blog es "el perrosponsal en Japón", y hoy, rompiendo la costumbre un poco, efectivamente hablare un poco sobre esta isla y sus tradiciones. Aprovechando que solo han pasado 10 días desde la festividad mas festiva por estos lares, tratare de explicar que onda con el año nuevo y sus decoraciones. Si alguien nota algo incongruente con lo que escucho en un anime doblado en Chile, tome una enciclopedia antes de reclamar. Después puede lanzarme la misma, porque no es raro que me equivoque.

Casas para dioses y cerros de pastel de arroz.

Kadomatsu (門松) Esta es una decoración formada de bambú y pino. Según la tradición Shinto esta funciona como una casa temporal para los dioses del área. Se ponen frente a la puerta en varios negocios y casas para llamar a la buena suerte. La única mala suerte, como en el mundo cristiano, es para los pinos.

Kagamimochi (鏡餅) Este consiste en dos pasteles de mochi acomodados uno encima del otro, con una mandarina mero arriba. Según fuentes fidedignas (una anciana metiche que me vio checando la decoración en el súper) es un amuleto para que no haya incendios por un año, y fortuna en general. Otros dicen que los dos circulos tienen que ver con el ying-yang y la mandarina agria (daidai) es un juego de palabras con generacion (dai). El nombre literalmente significa "espejo mochi", por la forma circular que tenían los espejos por el siglo XVIII. Si, era una viejita muy enciclopedica.

Este mochi, después de ser expuesto a la intemperie hasta el segundo sábado de enero, es quebrado y comido (Kagami biraki 鏡開き), ya sea en zouni o simplemente asado. El mochi al ser calentado toma una consistencia chiclosa, y debe de ser propiamente masticado, so pena de morir ahogado por el mismo. Esta es la razón de que la otra tradición de año nuevo, es ver en las noticias reportes de viejitos muertos por este menjurje asesino.

No los culpo, 'ta weno una vez que le agarras el gusto. Sabe como el olor de tortillas de maíz recién hechas. Alguien digame como se puden resistir a tal aroma.

Ahora no tengo imagenes, google seguro proveera a los mas proactivos de Ustedes. Si, de los tres.

2 comentarios:

Carraman dijo...

jojojo pondré un kagamimochi (o esa madre) gigante arriba de mi casa! :D

Gracias PSU!.

Carlos M dijo...

hola, parece divertido tu blog (que encontre por casualidad). le echare un ojo. saludos desde kyushu